El relato de un sueño

 

Diario de un sueño

 

 

Angers, 17 de febrero de 1985

 

El Sábado 17 de Febrero de 2007 tendré 22 años.

Para un sueño, lo mismo como para un humano,

es ya la edad de la mayoría.

De hecho, nos conocen bastante mal

a nosotros los sueños.

Se sabe, vagamente, que somos numerosos,

y que planeamos,

en alguna parte,

en busca de los que nos han de ayudar

a convertirnos en realidad.

Sí, nosotros, los sueños, os estamos buscando,

a vosotros los humanos.

El viernes 15 de febrero de 1985, hace pues 21 años y algunos meses,

estaba planeando yo también; era por el lado el Loira,

a cierta altura,

por encima de Angers, de su fortaleza

y de sus tapices de la Edad Media.

 

Habíamos localizado a un " soñador potencial ".

 

" He aquí, más o menos, su apariencia

en aquellos años".

 

Era por la tarde.

 

Jacques, ése es el nombre del que habíamos escogido,

acababa de entrar en la Mediateca, un lugar, a fe mía, bastante luminoso.

Estaba buscando un libro sobre el psicoanálisis y los Cuentos de Hadas,

sí, un libro de Bruno Bettelheim, me acuerdo.

 

Pero, vaya decepción para el llamado Jacques,

estaba prestado el libro.

Entonces, enunció una especie de deseo un poco cándido.

" Voy a encontrar un libro que me va a interesar".

No le gustaban , según decía, los fracasos.

Treinta segundos más tarde, en efecto, tenía en la mano

L'Etreinte de Feu.

El libro se volvió a publicar hace algún tiempo

en las Ediciones " Le Sarment ".

Buscando en Google u otro motor de búsqueda,

y tecleando

" L'Etreinte de Feu ",

o bien

" Daniel-Ange" (el autor),

podrías ver la portada de este libro

e incluso agrandarla un poco con el zoom.

 

Pues el libro de Daniel-Ange está dedicado enteramente

a una sola pintura.

Es verdad que se trata del más famoso de todos los iconos,

el que llaman el Icono de la Trinidad.

O bien la Hospitalidad de Abraham,

o también la Amistad de Abraham hacia el Forastero.

También se dice, a menudo, para ser breve,

Los Tres Ángeles,

los que están descritos en el Capítulo XVIII

del Libro de la Génesis,

cuando Abraham y su esposa Sara

bridan hospitalidad a tres viajeros forasteros

que se revelarán ser Ángeles anunciadores.

Tal vez lo hayas visto ya, este icono, aquí o allí.

 

El pintor se llama

Andreï Roublev.

Había nacido en 1370 y murió en 1430.

es decir, para situarlo, un año antes de que los Ingleses

nos quemaran a Juana en Ruán.

 

He aquí una información para un viaje eventual bastante largo:

el original de esta pintura tan famosa

se encuentra en el Museo de los Iconos,

en San Petersburgo, en Rusia.

 

También puedes descubrir este icono yendo

a la página Web

http://www.philosophie-j-atlan.net

y pulsando

en la Página principal,

en la pestaña

"Trois statues pour l'Europe."

Es la primera imagen a la cual

llegarás.

 

También puedes, después de este Icono,

ver tres fotografías

de tres maquetas de hormigón celular.

Miden 70 centímetros de altura,

peana inclusive.

Son obra de la escultora francesa

de origen polaco,

Teresa kochanowska, de casada Manojlovic.

Representan

el Ángel de la Fraternidad,

el Ángel de la Igualdad,

el Ángel de la Libertad,

esculpidas según el Icono

y según el sueño

que ahora voy a contarte.

Angers, domingo 17 de febrero de 1985.

Son aproximadamente las 4 de la madrugada.

 

Un sueño.

Estoy volando. Noto que me elevo más facilmente y más lejos que en otros sueños.

Llego a Estrasburgo.

Aterrizo por un momento

en el lado izquierdo de la peana

de una estatua de Juana de Arcos a caballo

y sugetando su espada.

 

La peana.

 

Atravieso una calle, en el lado izquierdo y delante con relación al caballo.

Llego a una Plaza.

 

Plaza Arnold

 

En este momento, en el sueño,

Sé, o me dicen,

que todavía queda un kilómetro,

un kilómetro y medio que recorrer.

 

Estoy volando de nuevo, a cinco o seis metros por encima del suelo,

a veces más,

a la altura de los árboles que allí están,

a ambos lados de la Avenida

donde me he adentrado a partir de la Plaza

que está delante de la estatua de Juana.

 

Avenida de la Forêt Noire

 

Hay gente ahí que ve como estoy volando.

Está asombrada.                                               ))))))))))))))))

Siento una especie de posible hostilidad,

como si pudieran dispararme desde el suelo.

Como dispararían a patos salvajes

u ocas salvajes,

caza de vuelo que pasaría por ahí.

 

Calle de Arquebusiers

 

La Sinagoga de la Paix.

 

Parque de Contades

 

Pero, no, al fin y al cabo, la gente es benévola.

Nadie me dispara.

 

Avenida de la Paix

 

Llego a una calle bastante ancha.

Es el final de la noche o la madrugada.

Veo que llega un coche que se para.

El semáforo está rojo.

Espero que arranque el coche.

Y cuando ha pasado,

atravieso la calle desierta en la madrugada.

 

Estoy volando de nuevo.

Llego a un gran espacio despejado.

Y allí me sobrecoge lo que veo:

tres estatuas gigantescas.

Orden de altura para cada una:

la estatua de la Libertad en Nueva York.

Es decir una peana de 71 metros de altura.

Y una estatua de 46 metros de alto.

 

Me extraña que hayan colocado esas tres estatuas muy grandes

como en medio de una calle.

 

Veo distintamente varias gruas metálicas

erguidas en alguna parte como telón de fondo.

 

Gracias a la forma de los bucles o del peinado

de la estatua de la derecha,

la de la Fraernidad,

veo, las reconozco,

que estas tres estatuas son al mismo tiempo

los tres Angeles del Icono Roublev.

El Angel de la izquierda,

cuando se mira el Icono, es el Angel de la Libertad.

El Angel central es el Angel de la Igualdad.

El Angel de la derecha, del cual primero había reconocido el peinado

parecido al de los Angeles del Icono,

es el Angel de la Fraternidad.

 

Fotos de los tres Angeles esculpidos por Teresa Kochanowska, de casada Manojlovic.

 

Noto sin embargo una diferencia

entre estas tres esculturas

y el Icono de Roublev.

En este último, cada uno de los Angeles sugeta un cetro,

Muy ligeramente inclinado hacia la derecha

Para el Angel de la izquierda,

un poco más inclinado para el Angel central

y bastante fuertemente inclinado,

siempre hacia la derecha,

para el Angel de la derecha.

 

Reproducción del Icono de Roublev

 

Ahora bien, la estatua central sugeta en la mano

no "un cetro",

sino dos.

Dos cayados de Pastor, muy finos.

Los dos cayados, en sus líneas cruzadas en el centro,

en la mano del Angel,

forman como un signo exteriormente similar

al signo de la multiplicación.

 

Luego ,aún volando

a varios metros por encima del suelo,

me acerco al Angel de la Fraternidad,

como si de los tres,

fuera él que más particularmente me importara.

Me elevo,

y me siento atraído hasta la altura de su pecho,

de su corazón.

La estatua tiene el rostro dulce y bello.

 

Diríase que la estatua está viva,

que está habitada por una Presencia

que me está mirando.

Un poco como este Rostro "mira"

a cuantos lo ven.

 

 

Reproducción del "Rostro" obtenido por un foto-quimista ateo de la Nasa

a partir del negativo de una foto del sudario de Turín.

 

Siento muy fuertemente la comunicación.

Y veo, en su mirada,

como una espera,

una espera casi inquieta.

Como si se esperara algo de ti.
Como si tú también,

debieras entender algo,

o hacer algo.

 

Después de la intensa comunicación,

con el Angel de la Fraternidad,

paso entre él y el Angel de la Igualdad

 

Sigo volando,

esta vez a varias decenas de metros por encima del suelo.

 

Detrás de las tres estatuas,

quizás a unos cien metros,

hay agua,

un río, o una especie de gran estanque,

o también un gran canal,

a lo mejor un río grande.

 

Sitio para una futura foto del Canal del Marne al Rín.

 

Estoy encima de esta amplia superficie de agua,

a diez, veinte, o treinta metros de altura.

Y no estoy muy tranquilo esta vez.

Como si hubiera un riesgo

De que me cayera en este canal o este río,

bastante rectilineo aquí,

y cuyas orillas están despejadas.

 

Sitio eventual para una segunda futura foto del Canal del Marne al Rín

 

Pero todo pasa muy bien.

No me caigo al agua.

Veo un poco más lejos

un pequeño puente encima del que paso.

 

 

Sitio para una foto del puente encima de la esclusa

sobre el Canal del Marne al Rín

 

Poco después de este puente,

digamos a unos doscientos metros,

un poco hacia la derecha,

hay una especie de pontón de madera

formado de una sucesión de vigas,

tablas o troncos sugetos uno al lado de otro.

Encima de dicho pontón,

que está perpendicular a la orilla hacia la que me dirijo,

mi altura va disminuyendo,

y logro posarme, allí,

tranquilamente,

terminando en este soporte de madera,

dulcemente,

mi vuelo y mi sueño.

 

Sitio para una futura foto del pontón

en la Zona de Ocio del Marais,

a lo largo del Canal del Marne al Rín.

 

 

...............................................................................................................................................................

 

Página arriba                                                                                                      Página Principal

 

Página Principal

Asociación

El relato del sueño

 

Interpretaciones

 

Los valores

 

Los lugares

 

Fotos

 

Realizar el sueño

 

Enlaces

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ultimas informaciones

 

Varios textos de la pagina web

están en trance de traducción, de manera desinteresada,

en inglés, holandés, español, italiano, y griego moderno.

Si pincha la pestaña "asociación",

podrá tener acceso a la traducción en danés de nuestra Declaración en Préfecture, y de nuestras Metas. Y si

pincha la pestaña" los valores",

tendrá acceso a la traducción del texto

"Las Fronteras de Europa" en Alemán.

Si tiene la posibiliad de entrar en contacto con algunas personas

capaces de realizar una traducción de muy buena calidad en una u otra lengua

de la Comunidad de manera desinteresada, y simplemente por entusiasmo hacia el proyecto,

deme su dirrección de correo electrónico y

le mandaré uno o varios textos de esta página web.