Significado y alcance del lema

Libertad, Igualdad, Fraternidad

 

 

Conferencia/debate dada en el Beausset,

Sala Multivisión,

el jueves 4 de mayo de 2006

 

 

"El Día de Europa" tiene lugar el 9 de Mayo;

en el Var, somos unos cuantos

en haber repartido esa celebración en tres dias:

esta conferencia/ debate dada hoy

en el Espacio Multivisión, en el Beausset,

una presentacion de una decena de asociaciones

obrando para la amistad entre los pueblos de Europa

el sábado 6 de Mayo, de las 14h a las 16h,

en el Paraninfo de la Casa de las Tecnologías en Tolón,

un encuentro con varios conferenciantes

(el General Guérin, Patrick Penel, de la casa,

Alain Bonnaud, Nicole Charlier de Chily,

Philippe Granarolo y yo mismo)

El martes 9 de Mayo de 15h30 a 17h30 en el Bohèm'Circus,

en el 24 de la calle Paul Landrin (en el Cours Lafayette chico en Tolón);

por último una cena debate el mismo martes 9 de Mayo,

cuyo conferenciante invitado era Jean Vergès,

profesor de derecho en la Universidad Paul Cezanne en Aix-en-Provence,

y Presidente del Movimiento Europeo-Provenza.

esta cena debate tendrá lugar igualmente en el Bohèm'Circus de Tolón.

 

El lema "Libertad, Igualdad, Fraternidad"

esta escrito en el frontón de nuestros Ayuntamientos

y de buen número de edificios públicos;

es el lema de nuestro País.

Este lema nacional no significa, por ejemplo,

que una Igualdad perfecta,

y una Fraternidad sin límites están reinando en Francia,

ya desde finales del siglo XVIII y el siglo XIX.

Hay que entender que se trata de un ideal

propuesto a nuestra buena voluntad a todos:

perseguir lo más posible, en nombre del valor "Libertad",

todas las formas de servidumbre o todas las supervivencia de las esclavitud,

acercarse lo más posible al ideal de una igualdad de derechos

y de la igualdad de oportunidades en la sociedad francesa,

de la que todo el mundo bien nota que tiene desigualdades a veces escandalosas,

esforzarnos juntos, lo más que podamos,

por hacer vivo en Francia el valor de la Fraternidad.

 

Todo eso no deja de originar conflictos;

Bergson decía que la Libertad y la Igualdad son "hermanas enemigas".

En efecto, si todos somos libres de emprender,

inclusive suponiendo oportunidades iguales al principio,

habrá muy pronto "desigualdades" , como en cualquier competición;

algunos van a lograrlo mucho mejor que otros en sus empresas.

Dicho de otro modo, la Libertad engendrará desigualdades.

A la inversa la preocupación por la Igualdad llevada al máximo

puede conducir a ese exceso  inverso que es el "igualitarismo",

con la voluntad de destruir todo lo que sobresale, todo lo que se destaca;

se elaboran facilmente así  modelos de sociedad liberticidas

o incluso totalitarias,

como lo habia hecho antaño la URSS en tiempo de la "guerra fría" precisamente,

se deploraba una especie de fragmentación

de los valores heredados del período de las Luces:

los Estados-Unidos enarbolaban ante el mundo la antorcha de la libertad

mientras que la Rusia Soviética ponía de realce a todo trance

el valor de la Igualdad,

(cuando las sociedad comunista real

poseía una serie considerable de estratificaciones sociales

con desigualdades de poder absolutamente patentes,

como por ejemplo, lo había  puesto en evidencia Soljénitsyne,

en un libro como "el primer círculo").

 

 

Para Bergson, la inevitable tensión entre "Libertad" e "Igualdad"

debe encontrar e inventar continuamente su resolución

gracias al tercer término de nuestro lema, la Fraternidad.

Por otra parte, en la época de la guerra fria y de las" Luces fragmentadas",

uno podía preguntar dónde esa tensión internacional

entre Libertad valorizada en los Estados Unidos

e Igualdad valorizada en la URSS

podia esperar encontrar un principio de conciliación;

de algún modo:¿ había en alguna parte

un País o un espacio público en el cual se podía localizar

el valor de la Fraternidad convertida,

por lo menos parcialmente

en una realidad viva?

El lugar de realización posible para ese valor, en aquella  época,

me había parecido ser Europa.

 

Si intentamos comprender mejor el origen de nuestro lema

remontando un poco más lejos en el pasado,

se encuentra en la obra de teatro de Lessing ( 1729-1781)

titulada Nathán el Sabio,

una meditación profunda sobre la Fraternidad

entre seres humanos de diferentes religiones.

La obra consta de tres héroes: el sultán saladín, musulmán;

un joven templario cristiano;

y Nathán el Sabio, que habla en nombre de la religión judía

y también como ser humano.

En la obra, las tres religiones se hacen frente

y se enfrentan los tres hombres.

A pesar de las oposiciones entre las tres religiones monoteistas,

se van descubriendo vínculos familiares:

Saladin está a punto de ejecutar

al joven templario prisionero.

Pero le conmueve la semejanza del mozo

con su hermano Assad, cuyo rastro se perdió.

Ahora bien, resulta que el hermano desaparecido del Sultán

se había convertido al cristianismo,

se había desposado con una cristiana de la cual había tenido dos hijos.

Uno de ellos es el joven templario

al que su tío Saladín iba a dejar condenar

cuando "la voz de la sangre" habló en él.

El otro descendiente de Assad convertido en cristiano es Blanda, su hija;

esta  niña cristiana,

separada de sus padres por las viscisitudes de las guerras,

aislada, en peligro de muerte,

va a ser recogida por Nathan el Judío

que acaba de vivir también un drama espantoso:

los Cruzados masacraron a su mujer y a sus siete hijos;

había acciones de esta índole contra los judíos a veces,

durante las cruzadas.

A pesar de haber sufrido esa violencia extrema de parte de los cristianos,

Nathan va a hacer un acto de benevolencia humana

recogiendo y criando a una niña cristiana;

a la pequena Blanda da el nombre de Récha,

y la cría como si fuera su propia hija.

Acabamos de ver que las relaciones entre los Cruzados cristianos y los judios

estaban a veces extremadamente tensas;

pero, durante los combates,

se produce un incendio que amenaza la vida de Récha, comvertida en moza.

El Templario arriesga su vida para salvar a dicha moza,

que toma por la hija del Judío Nathán.

Cuando Saladín permitió que le joven

escapara a la condena a muerte que le amenazaba,

el Templario liberado se encuentra con Natán el Sabio

y le pide la mano de su hija

pero Nathán investigó a propósito de la niña a la que acogió y crió como su propia hija;

va descrubiendo que los dos jóvenes son en realidad hermanos,

y sobrinos del sultán Saladín.

Los personages a los que los conflictos religiosos echaban unos contra otros

se descruben vínculos familiares;

esto ,desde luego, es una manera figurada para decir

que pertenecen todos a la misma familia humana,

que toman conciencia de ello,

y de hecho desarollan entre ellos, de ahí en adelante,

relaciones de Fraternidad

en lugar de relaciones de odio y combate.

la obra, a la que Goethe consideraba como una obra maestra de la humanidad,

consta también de una parábola extraordinaria sobre las relaciones

entre las tres religiones.

Es en el Acto III, escena VII.

El Sultán tiene una entrevista con Nathán y, como trampa,

le pregunta rogándole se eleve con discernimiento y sabiduría

por encima de cuanto aprendió en su propia tradición,

cuál es la mejor de las tres grandes religiones.

Le deja un tiempo de reflexión.

Nathán decide contestar al Sultán Saladín

con la parábola de un padre que tenía tres hijos a los que igualmente amaba;

cada uno de los tres le parecía digno de heredar el Anillo

que sus antepasados le habían transmitido

y cuya posesión hacía agradable a Dios y a los hombres

al que lo llevaba en el dedo.

Cuando ese padre estuvo con uno de sus hijos,

conmovido por sus cualidades, le prometió que le daría el Anillo.

Pero, cuando, un poco más tarde, se encontró solo con el segundo de sus hijos,

luego solo con el tercero,

a cada uno de los dos prometió igualmente

que a él le tocaría el Anillo.

Acercándose el momento de la herencia,

el padre mandó venir a su casa a un artesano extremadamente famoso

y, le encargó que realizara otros dos Anillos absolutamente similares al primero.

Hacía falta que los tres Anillos fuesen totalmente indiscernibles.

El artesano realizó dicho prodigio

(que la filosofía de Leibniz hubiera proclamado imposible);

y el padre, cuando estuvo solo con cada uno de sus hijos,

les dio a cada uno un Anillo en todo punto semejante

al que poseían los otros dos.

después de la muerte del padre,

cada uno de los hijos quiso esgrimir su derecho a la herencia

y como prueba de la elección paderna de la cual afirmaba haberse beneficiado,

enseñaban el Anillo.

Pero cada uno de los tres presentó también un Anillo.

Se mandaron examinar;

fue absolutamente imposible determinar cuál era el original,

si hubiese uno.

Los tres hermanos que estaban a punto de portarse como rivales

tuvieron que aceptarse como hermanos

que tenían los tres el mismo privilegio.

Así era la respuesta de Nathán el sabio al Sultán Saladín,

cada una de las tres grandes religiones era

como un Anillo precioso absolutamente indiscernibles de las otras dos

Fraternidad en la cumbre.

Y, a un nivel menos profundo, más anecdótico,

Vimos que relaciones de parentesco ocultas

van a hacer descubrir a los principales personajes

(que tal vez iban a matarse unos a otros)

que de hecho son parientes por la sangre o por alianza

(Nathán el Judío por ejemplo) había criado como su propia hija,

a la sobrina del Sultán Saladín).

Cuando Lessing compone su obra de teatro, ha leído La historia de las cruzadas,

la tercera parte del Ensayo sobre las costumbres y el espíritu de las naciones de Voltaire.

Este último es Masón, lo mismo que Lessing por otra parte.

Se podría ver pues en la obra Nathán el Sabio

una especie de máquina de guerra anticatólica

(ver el lema de Voltaire: "Ecrasons l'infâme",

que estaba codificado en sus cartas por el principio de las palabras: "Ecr. l'inf.").

La lección de la obra de teatro es que ninguna de las tres religiones monoteístas

está "por encima de las otras dos".

Hace falta que los Judíos, los Cristianos y los Musulmanes,

se acepten como lo harían tres hermanos

a los que su padre hubiera entregado exactamente el mismo Anillo precioso.

Ninguna guerra de religiones.

Fraternidad entre las religiones.

 

El ideal de la Laicidad salió de allí:

el Estado no toma partido en las cuestiones religiosas.

Cada una de las religiones,

Con tal de no ser esa caricatura de religión que es una secta,

Tiene igual derecho a la neutralidad benévola del Estado a su respecto.

Para Lessing, iba inclusive más lejos,

ya que las diversas religiones deben tomar conciencia de que

sus fieles son ante todo miembros de una familia humana

y ya que como lo dice de aquí en adelante el artículo primero

de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre,

adoptada por la UNESCO y las Naciones Unidas en 1948:

"Todos los seres humanos son libres e iguales en dignidad y en derechos.

están dotados de conciencia y de razón

y  deben actuar unos hacia otros en un espíritu de Fraternidad".

Así, según Lessing el Masón

y Natán el Sabio,

el héroe de su obra,

los Judíos, los Cristianos y los Musulmanes

deben aceptarse unos y otros como hermanos que tienen un mismo Padre

y deben actuar unos hacia los otros en un espíritu de Fraternidad.

 

 

He aquí lo que nos permite comprender un primer regreso hacia el pasado.

Hagamos un paso más preguntándonos

Por qué este lema Francés "Libertad, Igualdad, Fraternidad"

dio la vuelta al mundo

y está escrito justamente ahora en el Artículo primero

de esta Declaración Universal

de los derechos del hombre,

adoptada, hoy día, como un ideal

hacia el cual hay que tender,

por la casi totalidad de los Estados y los Pueblos del Mundo.

Una respuesta muy interesante fue elaborada por un teórico alemán francófilo,

Rudolf Steiner (1861-1925).

Se le conoce a Steiner, sobre todo en los paises germánicos,

por ser un teórico importante en materia pedagógica,

y por sus trabajos que anticiparon lo que se llama hoy día

la agricultura biológica.

Incluso predijo una de nuestras desgracias con "la vaca loca";

decía en efecto: dad de comer carne a una vaca (que es vegetariana),

y la enloqueceréis.

Es lo que hicimos en el siglo XX alimentando

las vacas (y otros vegetarianos también)

a partir de harinas de origen animal,

por razones económicas.

También es de notar que, como murió en 1925,

Rudolf Steiner tuvo tiempo de hacerse odiar por el naciente partido nazi,

que fue a destruir en 1922 en Dornach, en Suiza,el 31 de diciembre,

el primer monumento a la gloria de Goethe

que mandó elevar Rudolf Steiner ( el Goetheranum),

sobre sus propios planos, a partir de 1913.

La reflexión de Steiner sobre nuestro lema nacional

se eleva del nivel político al plano espiritual en cada uno de nosotros.

En efecto, cada ser humano, según dice una larga tradición fiosófica,

es rico interiormente de tres capacidades fundamentales.

querer,pensar, amar.
O bien, dispone de tres facultades decisivas:

la Voluntad, el Pensamiento o la Intelectualidad, la Afectividad.

Henri Bergson, por ejemplo, utiliza muy a menudo estos tres términos

cuando evoca al ser humano.
En Descartes, encontraríamos el Pensamiento, desde luego,

pero también la Voluntad, y la Generosidad ( así como las otras Pasiones del alma).
En Kant, está la Crítica de la razón pura

en cuanto a la facultad de pensar y la de conocer.

la Crítica de la razón prática en cuanto a nuestra capacidad de actuar y la Voluntad,

y por fin, la Crítica de la facultad de juzgar,

donde se trata, entre otras cosas, del sentimiento de lo agradable

y del sentimiento de lo Bello.
Así cuando un ser humano, vosotros, yo,

cualquiera en la tierra,

oye pronunciar en la Plaza pública esas tres palabras " Libertad, Igualdad, Fraternidad",

cuando las lee en una moneda

o las ve en el frontón de un edificio público,

algo se produce dentro de él.
Pues gracias a la Voluntad que está en cada uno de nosotros,

somos capaces de tomar decisiones,

pues ser libres y responsables de nuestros actos.

Por la afectividad que está en nosotros,

somos capaces de experimentar ciertos sentimientos hacia el otro,

entre otra cosas el sentimiento de la Fraternidad.

Por fin, por la facultad de pensar que está en nosotros,

podemos concebir el concepto de Igualdad,

y comprender que todos los seres humanos

son y deben ser iguales en dignidad y en derechos.

Las tres facetas del alma humana

están asi como depertadas

cuando alguien evoca el lema francés.

Y como se trata de las tres facetas del alma de cualquier ser humano

nuestro lema dio la vuelta al mundo

y se volvió universal.

 

 

El problema estaba planteado así cuando, hacia el final del ano 1984,

tres amigos que no se conocían

llamaron los tres mi atención sobre una misma pintura de Andreï Rublev,

nacido en Rusia en 1370 y muerto en 1430

(para situarlo en el tiempo, un año antes de la muerte de Juana de Arcos en Ruán).

Esta obra cuyo original está hoy día en el Museo de los Iconos en San Petersburgo,

representa tres Angeles,

los que aparecieron en el encinar de Mambré, cerca de Hebrón,

a Abrahám y a su esposa Sara, los dos ya mayores.

La escena figura desde luego en la Torah de los Hebreos,

en los capítulo XVIII y XIX del libro de la Génesis.

También forma parte de la Biblia de los Cristianos.

Y el Corán la evoca en tres ocasiones:

Sura XI 69 a 74, Sura XV 51 a 56, Sura LI 24 a 30.

En efecto Abrahám es el punto de arranque de las tres grandes religiones monoteistas de las que hablamos antes con Natán el Sabio:

la religión Judía, la religión Cristiana y la religión Musulmana.

Simplemente, le nombran a Abrahám "Ibrahim" cuando se pasa

de la Torah y del Antiguo Testamento al Corán.

Estuve reflexionando mucho tiempo

acerca de este Icono que tiene varios nombres,

lo llaman sea" la Hospitalidad de Abrahám",

sea" la amistad de Abrahám hacia el forastero",

sea también "los tres Angeles o el Icono de la Trinidad".

En efecto, en su meditación de más de 500 páginas sobre la Trinidad,

San Agustín (354-430 de nuestra era) afirma en un momento

que la noción compleja de Trinidad ( Padre, Hijo, y Espíritu Santo), que es cristiana

se reveló sin embargo a los judíos de manera un poco solapada.

Si se leen antentamente, según dice,

los capítulos XVIII y XIX del libro de la Génesis,

veréis que el texto parece vacilar varias veces entre el singular y el plural.

Se trata de tres viajeros, que se revelan ser tres Angeles.

Pero Abrahám que se dirige a ellos cuando les brinda hospitalidad,

se dirige luego, en singular, al Señor.

En un momento dos de los Angeles se alejan y sólo queda uno.

En fin, podréis comprobarlo leyendo o volviendo a leer esos dos capítulos.

Desde el analisis de San Agustin

se forjó la idea de que a través de esos tres Angeles,

es algo de la Trinidad,

que se percibió por dos humanos privilegiados,

Abrahám y su esposa Sara.

Los pintores de Icono griegos y rusos tenían pues una temible ventaja

intentando reperesentar a esos tres Angeles;

se podía  acercar un poco

a uno de los Misterios mas dif ciles para el pensamiento cristiano,

él de la Trinidad.
Y acerca de los tres Angeles pintados,

podian ponerse a discurrir, lo cual se hizo, para preguntar:

¿ Cuál de los tres representa más bien al "Padre",

cuál de los tres representa más bien al "Hijo",

cuál de los tres representa más bien al espiritu Santo?

Como me hice cristiano sólo desde el 29 de Junio de 1984,

y no había tenido antes educacion religiosa

(en casa, se leía El Canard Enchaîné)

era muy ignorante en materia teologica

y muy intrigado por la profundidad inmensa que se atribuía al Icono de Rublev:

a partir de manchas de colores materiales aplicados en un lienzo,

dejar ver, quizás algo de uno de los misterios más profundos

él de la Trinidad.

 

Había en mi, hacia el principio de 1985, una doble interrogación:

¿de dónde viene el carácter casi universal

de un lema al principio especificamente francés?

Y en este misterioso y bello Icono de Rublev,

¿cuál de los tres Angeles se supone que representa,

de manera, desde luego, obligatoriamente inadecuada

al Padre de todas cosas?

entonces, un gran sueño hecho el 17 de febrero de 1985

(residía entonces en Angers)

fusionó esas dos busquedas y me hizo ver, en Estrasburgo,

tres estatuas extremadamente monumentales:

un Angel de la Libertad

un Angel de la Igualdad

un Angel de la Fraternidad.

 

Cada uno de esos tres Angeles tenía una dimensión similar

a la de la estatua de la Libertad en Nueva York.

Conocía su aspecto, sus vestidos, su rostro, sus cabellos:

se trataba de los tres Angeles pintados por Andreï Rublev

y convertidos aquí en estatuas.

En el Icono los tres Angeles están sentados en la mesa de Abrahám;

en el sueño que hice, están de pies los tres,

a 200 o 300 metros unos de otros,

dispuestos en una especie de semicírculo.

Noto en seguida otra diferencia con el Icono

donde los tres Angeles sugetan cada uno un cetro idéntico:

en el sueño, el Angel del medio, el de la Igualdad,

tienen la mano no uno sino dos "cayados de pastor",

y esos dos "cayados" dibujan lo que todavía no sabía nombrar

"una cruz de San Andrés".

Ahí veía una respuestas a las numerosas preguntas que me había hecho

a propósito de este Icono.

Era el Angel del medio, que tenía dos cayados

mientras que los otros dos tenían uno solo,

la representación alusiva del Padre?

Primero lo interpreté así.

Hasta que alguien me diga: "¡ Si es una cruz!"

a propósito de lo que el Angel del medio tiene en la mano.

Se trataría entonces del hijo.

Las interpretaciones son libres.

Os diré luego, si queréis, como interpreto ahora

este Icono a propósito del cual ese gran sueño me llevó a reflexionar durante¡ 22 años!

Recapitulemos. Hay que distinguir aquí tres niveles.

Primero, el plano de las realidades políticas y jurídicas.

El lema Libertad-Igualdad-Fraternidad, nacido en Francia, dio la vuelta al mundo

y se comvirtió en "uno universal" de referencia,

como Ideal al cual hay que intentar aproximarse.

Por el lado del espíritu humano o del alma humana,

hay tres aptitudes fundamentales,

el Querer, que nos permite la Libertad,

la Afectividad, que nos permite experimentar por ejemplo el sentimiento de Fraternidad,

el Pensamiento que nos hace a todos Iguales en dignidad y en derechos.

Es el nivel donde se colocaba el análisis de Rudolf Steiner.

El lema Libertad-Igualdad-Fraternidad, tiene entonces un fuerte alcance espiritual.

Pero ahora descubrimos resonancias

o prolongaciones todavía más vastas

como  si  el lema de nuestro Pais

llevara en sí mismo un conjunto de rasgos de la Infinidad divina

con sus tres "Aspectos" que sin embargo forman una Unidad.

El nivel precedente nos permite aproximarnos a ese Misterio:

hay tres facultades fundamentales,

pero cada uno de nosotros, teniendo esas tres facultades,

es sin embargo una sola y misma personna.

De la misma manera, pero sin embargo de otra forma,

los tres lados, o aspectos, de la Divinidad forman sin embargo una Unidad:

hay un Dios, no tres.

 

La escultora francesa de origen polaco,

Teresa Kochanowska, de casada Manojlovic,

quiso ayudarme a concretizar el gran sueño

punto de arranque del proyecto de mandar realizar, en Estrasburgo,

un Angel de la Libertad, un Angel de la Igualdad,un Angel de la Fraternidad.

Me regaló tres maquetas de hormigón celular

representando a esos tres Angeles según el icono de Rublev

y según las indicaciones de mi sueño.

Luego le encargué las tres peonas

sobre las que se asientan los pies de los Angeles

y en las cuales están escritas las tres palabras Libertad, Igualdad, Fraternidad.

Miremos juntos al Angel de la Igualdad,

él que, en el sueño, me llama en primer lugar la atención.

Los dos "cayados de Pastor" que forman una cruz de San Andrés

dibujan como un signo de multiplicar

donde, lo que abajo está , es igual a lo que está arriba,

como una inversión en la orientación.

Este signo está  comentado en varias ocasiones

en un libro magnífico, traducido en numerosos idiomas,

y que desempeñó  un papel importante para mí :

Diálogos con el Angel, Gitta Mallasz, ed. Aubier.

Estamos invitados a llegar como a la cumbre de nosotros mismos

como individualidades libres.

Pero en esta cumbre ( el medio de la X)

no se trata de " hacerse el valiente ",

de hacer alarde de sus músculos o de sus diplomas,

de la rapidez de su intelecto o de la potencia de su voluntad;

no, hay que abrirse entonces a lo que viene de Arriba,

a los tres Angeles e incluso tal vez al Mismo Señor.

Podríamos evocar aquí ,

en cuanto a la parte de los cayados que sube del suelo hasta

la mano del Angel de la Igualdad,

lo que Edith Stein llamaba

(pensando en la intuición de las Esencias en Husserl, del cual fue un tiempo secretaria)

la intuición activa;

pero en cuanto a la parte superior, igual a la anterior

pero abierta hacia las Alturas,

se trata esta vez de lo que Edith Stein llamaba la intuición pasiva,

donde recibimos lo que, desde Arriba, viene hacia nosotros,

de la misma manera en que los primeros cristianos lo recibieron

cuando la intensa experiencia contada en los Actos de los Apóstoles

conmemorada cada Pentecostés.

También podríamos decir que el que sujeta en su mano una Cruz de San Andrés

"representa", de manera obligatoriamente inadecuada, al Cristo,

que se hizo nuestro igual en la condición humana,

con la capacidad de experimentar el hambre,la sed,

el sueño, el sufrimiento y la muerte.

Si volvemos al Icono de Rublev,

podemos notar que si el personaje del medio es "central",

el centro dinámico del cuadro sin embargo está situado en el personaje de la izquierda,

con, a partir de El,

como dos fragmentos de círculos en tonalidades azules

sugeridos por los vestidos

y la curva del hombro izquierdo del Angel Central

y del Angel situado a la derecha del Cuadro.

Por otra parte, el personaje de la izquierda es a quien miran los otros dos.

¿Quizás sea pues como una representación , necesariamente inadecuada,

del que nombramos el Padre?

Podemos aquí recordar la frase:

"Padre, hágase tu voluntad, y no la mía".

En el lema de nuestro País,

que es como la manifestación exterior y publica

de lo que , dentro de nosotros, se llama el Querer, o la Volulntad.

Volvamos ahora al Angel de la Fraternidad,

el que "representaría" ,de manera obligatoriamente inadecuada,

al que nombramos El Espíritu Santo.

Veamos ,por ejemplo, por la descripción de las consecuencias de Pentecostés,

la acción del Espiritu  sobre los humanos:

en los años que siguieron aquella experiencia fundadora,

los pimeros cristianos sintieron muy fuertemente

que los otros cristianos eran "sus hermanos",

hasta el punto de poner en común todas sus pertenencias

y sentir como todos, intensamente,

formaban un solo conjunto, un solo "cuerpo".

Hay ahí como un indicio permitiéndonos poner la Fraternidad

más bien en correspondencia con el Espíritu y su acción sobre nosotros.

 

 

Quise haceros reflexionar sobre el significado

y el alcance del lema de nuestro país.
Vimos que , después de todo, un poco inexplicablemente primero,

ese lema se había hecho universal,

permitiéndose incluso nuestro país proponer al mundo entero (que lo aceptó )

un ideal de comportamiento.
Los seres humanos son libres e iguales en dignidad y en derechos

y deben actuar unos hacia otros en un espíritu de Fraternidad.

una primera explicación hizo que nos volcáramos en nosotros mismos

dentro de nuestro ser espiritual;

Ahi encontramos la Voluntad fuente de la Libertad,

la Afectividad, permitiendo el sentimiento de la Fraternidad

y el Pensamiento permitiendo que nos concibiéramos

todos iguales en dignidad y en derechos .

Más profundamente, luego, a la manera de Edith Stein,

discernimos entre el pensamiento intuitivo activo

( por ejemplo cartesiano o husserliano)

y el pensamiento intuitivo pasivo

que permite que el que logró alcanzar " la cumbre" de su individualidad libre

"recibiera" lo que llamaríamos por ejemplo "la Gracia".

La Revolución francesa produjo ese lema Libertad, Igualdad, Fraternidad,

pero,en el momento en que reinó el Terror,

cortó el vínculo fuerte y decisivo que une nuestro país con lo que está Arriba.

El proyecto de "Tres estatuas en Estrasburgo" permitiría,

si lográramos realizarlo,

conservar la herencia de la Revolucion francesa

reconstituyendo el vínculo central para nuestro país con lo "bíblico".

Si no queremos que nos dirijan los anglo-sajones

hace falta que no sean los únicos en decir en el occidente:

¡ Creemos en Dios!

Si Francia restablece los vínculos con su inmensa herencia judeocristiana,

entonces volverá a resplandecer en el mundo

como en el tiempo en que lengua y cultura francesa eran europeas.

 

Para resumir, el alcance del lema de Francia

es tan vasto que se ganó al mundo entero

como ideal de referencia (¡ no como realidad vivida!);

su significado es tan profundo que abarca, en todo ser humano

tres de las capacidades fundamentales de nuestro ser:

querer, pensar, amar.

Y, por el intermediario de esas tres capacidades, puesto que, es lo que creo,

el ser humano es la " imagen" de su Creador,

el lema de Francia permite acercar en Dios

la triple capacidad de querer, pensar y amar.

Pero, desde luego, hay a propósito de todos esos temas

miles de cosas que conversar.

Entonces, la palabra es vuestra.

Jacques Atlan

 

 

 

 

 

ú

¡

¿

 

í

á

Á

ñ